Solsticio Invierno 2015

Celebrando un nuevo ciclo…

Fotos por; Valentina Carvallo, textos Milo Huerta.

Este año 2015 ha sido bien especial, llevamos 2 años full time entre expediciones, documentación, marketing y ventas; y mucha gestión ambiental.

Este fin de semana no fue la excepción, tenemos grandes logros en términos de prototipos de activaciones mediante programas educativos de inmersión en la naturaleza; Mall Sport ha confiado en nuestro desempeño dándonos la oportunidad de proveer experiencias al Centro de Alumnos de la Universidad de Los Andes (@cdiuandes). Eso fue el sábado… con una audiencia buenísima en vísperas de partido de futbol la noche anterior, no sabíamos que esperar, si llegarían 2 ó 20. Entregados al amanecer amarillo de un día invernal, el grupo se mostró de entrada muy relajado, abierto a aprender, a disfrutar intensamente. Aprendiendo a liderar y formar un equipo, me tomé la confianza de delegar el rol de “abrir” el grupo a Benjamín Carvallo, Valentina fue nuestra fotógrafa y me permití cerrar desde atrás.

Es muy aliviador sentir la confianza en que Super Fun Chile no es una persona, es un sistema de trabajo, que sin un equipo detrás no hay logros, y que para ser líderes necesitamos seguidores, gracias a que hemos sido constantes y profesionales ahora para nuestros clientes somos una realidad. Nuestro equipo en alianza con Carvallos’s Brother es una finalidad de crear valor y disfrutar, compartimos nuestra visión: “queremos ser referentes nacionales en artes outdoor”. Se está cumpliendo mediante lineamientos estratégicos de recursos humanos.

La cambiamos de deportes outdoor a artes porque abarca más que el sólo hecho de hacer deporte, desde la investigación, la prestación hasta la documentación y publicación de nuestros resultados. Concordamos con nuestro querido Dean Potter que: “outdoor arts are beyond sport, and for many of us it’s our spirituality”…

Efectivamente, somos deportistas, pero artistas deportistas. Que la naturaleza es nuestra fuente de inspiración y nuestro medio de expresión.

La noche antes sopló un poco de “Raco” (el que baja tibio desde argentina), lo que despeja la parte alta de la ciudad, un aire helado muy rico nos empapa los pulmones de frescura en el Bosque Esclerófilo. Una de las especies Ícono de éste, es el Guayacán (Porlieria chilensis), que se encuentra en Peligro de Extinción, al haber sido fuertemente cortado durante los siglos XVIII y XIX como leña para fundiciones de oro en el norte chico y zona central del País.

Hacia las 10 AM nos aproximábamos por un filo que va hacia el noreste con la cota de nivel, bordeando un canal hasta un mirador buenísimo, con una parte como un “trampolín” con barandas muy bien hechas. Acá hacemos las primeras interpretaciones ambientales, de la geografía de la zona central. Un punto antes de entrar al hombro nos detenemos perplejos con vista al Manquehue (Manke: Cóndor; Hue: Lugar de) por la cara suroeste… Una vista panorámica de la Sierra de Ramón nos permite interpretar los procesos de morfogénesis de la depresión intermedia de manera visual, divisamos conos de deyección, entre otros fenómenos alucinantes.

Un par de Aguiluchos nos saludan, con las montañas de fondo… quedamos boquiabiertos y solo decimos: BRAVO! Minuto que pasa, más agradecemos a la madre naturaleza la posibilidad de trabajar en esto, que sin los bosques estamos sonados… Al contrario, al hacer esto, mediante experiencias de inmersión en la naturaleza podemos transmitir un sentimiento de aprecio por el medio que visitamos, lo que indirectamente cambia algunas cosas que hacemos día a día. Por ejemplo: a todos nos gustaría que hubiese menos smog, verdad? Pero que los otros dejen de contaminar nos resulta más cómodo? Bueno, que tal si en la semana me movilizo en bicicleta, aunque tenga que mamarme la media subida? Más fácil aún, si quieres regenerar tu sistema respiratorio porque en la ciudad está malo el aire, te invitamos a respirar a las 10 de la mañana a un bosque! Es muy simple; es cosa de querer, de ¿dónde pongo mi emocionalidad?

Al momento de la cumbre, buenísimo; el grupo liderado Jaime Alamos, compartimos sándwiches, y muy ricas aguas Solan de Cabras. Cortesía nuestra, Frutos secos de Pacific Nut, nuestro patrocinador que nos provee de alimentos sanos para el cerro.

Entre uno que otro instagram en la ruta, cae un mensaje del Clun Andino Pirque, invitándonos al día siguiente a subir el Cerro Purgatorio (2.460 MSNM) que está justo en el límite entre Pirque y San José de Maipo, las dos comunas más grandes de la Región Metropolitana. Era un dilema, ir o no ir nos íbamos a sentir que debíamos hacerlo.

El Club Andino Pirque celebra 8 años consecutivos en cada solsticio de invierno subiendo este tremendo cerro de 1600 + metros de desnivel. Subirlo por el día es pesado, y con nieve más aún… Nosotros no tenemos auto, ni van de pasajeros. Partir a Pirque es un buen pique a pata, pero la invitación era irresistible, partí a las 6:30 de Lo Barnechea, en micro. 7:20 me pongo a cargar la cámara unos 20 minutos para “salvar”, café, agua con MSM, maca y limón… Y como avión dosificando batería del teéfono entre canciones inspiracionales en el metro y trotes entre la Piedra del Padre y San Juan.

8:00 AM; Parte el grupo, y voy recién en Tobalaba… pero bueno, debía subir corriendo y quizá compartiríamos la cumbre. 10:45 logro llegar a la Escuela Rural de San Juan de Pirque donde parte el sendero, como no está muy señalizado le mande a todo por un Peumal hasta un zafarrancho derecho con espinas para llegar al filo normal. Una que otra llamada, sin saber realmente si subiríamos el mismo cerro, todo parecía muy amplio, y entre recuerdos de aproximaciones anteriores comencé a ver algunas huellas en la tierra, una con puntitos bien notoria. Sin polera, transpirándolo todo, en ayuna, quería subir el cerro; este ritual se conoce en las culturas norteamericanas como un “Vision Quest”, algo así como estresar un poco el cuerpo para que la mente reaccione a niveles de subconsciente, y entre una etapa de deshidratación; como cambio de ser niño a adulto, de acuerdo a esta tradición los jóvenes tendrían una “visión”, algún propósito que lo marque en la vida, un “remezón”.

Así tipo 12 logro divisar al primero, pero no sabría si sería el grupo del Club, al ver más siluetas otra vez, conté unos 5, lo que me relajo un poco… Al llegar al hombro, a unos 10 minutos del grupo me encuentro con el Ecólogo  Magíster en Áreas Protegidas Fernando Iglesias Letelier, un músico excepcional (Los Del Maipo) y gran amigo de la universidad Andrés bello en Ecoturismo. Él junto a María Paz Rico, decidieron pasar un “año nuevo” de acuerdo a su estilo de vida sustentable en Pirque y amantes de la naturaleza; estaban acampando con la tremenda vista con su guagüita de 10 meses, la Clarita. Es muy alentador ver parejas que dan esa oportunidad a sus hijos! Nos cambia la visión “estresante” de andar con guaguas, al contrario, la guagua portándose de lo mejor en la tierrita.

Unos mates, y tomamos otra decisión estúpida, vamos livianos!? Ya! Ya! (para continuar hacia el “vision quest”). Comemos a la vuelta, pa hacerla más corta… (quedaban 7 horas) Un termito con té, una manzanita por ahí y otra botella de agua. OK, OK… vamos por la directa pa pillar a Zabala que va con el grupo… OK! Le mandamos por la canaleta derecho, a ratos el vision quest se empieza a hacer notable, con ganas de hecharse a dormir, concientes que la sangre se torna espesa y el corazón empieza a trabajar más del doble. Fernando “on FIRE”, descansado la noche ahí mismo no lo ví mas, subió como gato. Mareado… tostado, visionando cada vez más llego a la falsa cumbre donde bajo unos 100 metros al portezuelo corriendo pa hacerme el choro o “parecer atleta”… saludo, y caigo al suelo raja. Entremedio de quejas y visiones sigo grabando ahorrando batería para los momentos cúlmines, en una euforia creativa por expresar lo que hacermos. En muchos años de montañismo volvía a sentir algo de al principio, un ego pesado que debía transportarlo en mi mochila hasta la cumbre, la mochila pesaba 2 kilos, pero la turnamos. A ratos me animaba a sacar uno que otro video, pero ahora entregado a depender de los demás, acostumbrado a ser yo el que ayuda a los demás guiando, debía resignarme a que me dieran agua, sándwiches, galletas… ése fue el crecimiento en esta “búsqueda de visión”. Y fue bueno, es como que por Karma un día te ayudan. Por la parte emocional, muy bueno aprender a conocerse en situaciones límite, algo así como un simulacro en el contexto adecuado.

Desde la cumbre nos encontramos con 2 cosas negativas y una absolutamente positiva: divisamos un camino nuevo de Alto Maipo, es decir, mientras ves el partido de Chile están taladreando, la segunda, el la cumbre hay antenas grandes, las van a mantener en helicóptero de Movistar y no se llevan ni la basura esta vez no pudimos traer toda la basura que hubiésemos querido, al tratarse de una cumbre de 1600 metros de desnivel app. Pero invitamos a los operarios la próxima vez que vayan a recoger las botellas que dejaron El Cerro Purgatorio no es un lugar para ir a hacer mantención a aparatos eléctricos y dejar botadas herramientas, cables, alambres, tuercas… no señor. Te metes con Super Fun y te publica… Jajaja.

Tipo 7 PM llegamos a la casa muy cansados pero con el corazón muy contento, para descansar y partir el Lunes a la Reunión con la SEREMI de Bienes Nacionales en Valparaíso al día Lunes; así, molido en el bus recibimos buenas noticias de Pichicuy para el año que viene. En esta época, We Tripantu, equivalente al Inti Raymi; entre el 21 y el 24 de Junio, significa un “Nuevo Amanecer”, en que ofrecemos el trabajo, y a veces la Pachamama nos premia nuestro esfuerzo, como reflejo de un bienestar general.

Leave a Reply

Note: Comments on the web site reflect the views of their authors, and not necessarily the views of the bookyourtravel internet portal. Requested to refrain from insults, swearing and vulgar expression. We reserve the right to delete any comment without notice explanations.

Your email address will not be published. Required fields are signed with *